6 RAZONES PARA APRENDER A CONDUCIR…AUNQUE NO QUIERA
Cambia de domicilio sin hacer colas
20 julio, 2020
NUEVAS MEDIDAS DE LA DGT
11 noviembre, 2020
Mostrar todo

6 RAZONES PARA APRENDER A CONDUCIR…AUNQUE NO QUIERA

Desde que tengo uso de razón siempre he querido conducir, pero al acercarme a la edad de poder aprender me echaba para atrás, ya sea porque no lo necesitaba en ese momento o porque veía demasiado complejo el poder circular con tanto vehículo y peatón por todos los lados o por el miedo de atropellar a una persona.

Sea cual sea el motivo, respiraba hondo y lo dejaba para más adelante, Pero al día siguiente al coger el autobús, metro o tren para ir a trabajar, me daba cuenta que debería aprender a conducir, porque agota el ir día a día como las sardinas en lata, recibir pisotones, codazos …. e imagino la comodidad del asiento de mi coche, con las ventanas bajadas notando la brisa mientras amanece en el horizonte.

Y llegando a las siguientes conclusiones, de cuál eran los beneficios de aprender a conducir es cómo decidí a apuntarme a la autoescuela:

 Responsabilidad e independencia

El poder conducir tu propio coche significa no depender de nadie ni de horarios del transporte público; pero lleva la responsabilidad de tu propia vida y la de los demás. Tú eres quien decide la carretera por donde conducir y a la velocidad a la que quieres ir.

Mejoras tu sentido de ubicación
A ver, si en medio de una calle me dan tres vueltas sobre mí mismo, me perdí y más si no conozco el lugar, al acostumbrarme a viajar en transporte público me olvido de lo que hay alrededor, sin embargo, al conducir, te obligas a saber nombres de las calles, sobretodo de las principales, de donde está el norte y el sur, y cuando seas más pro, sabrás hasta atajos. Pienso que esto ayuda mucho a la memoria y al sentido propio de alerta.

Aprendes a arreglártelas solo

Si pinchara una rueda o tuviera algún problema, nadie vendría a mi rescate, si es cierto que lo primero que piensas es que no podrás hacerlo tu solo, pero siempre se encuentra alguna forma de solucionarlo. Lo mismo ocurre cuando no sabes qué dirección tomar; solo es supervivencia.

Aumenta la posibilidad de encontrar ciertos empleos

Cuando tu empleo deseado está a las afueras de tu ciudad, o bien en otra distinta a la de tu residencia, está clarísimo que el transporte público no llega y en ocasiones ni siquiera hay. Si conduces en ocasiones piensas en el pésimo tráfico en horas y pico, pero al menos tienes la opción de elegir y no descartarlo desde un inicio.

No más incomodidad

No es lo mismo soportar apretujones que desesperarse por el tráfico pero en una “burbuja” de asientos cómodos, estar climatizado y con el olor y la música que más te gusta.

¿Y vosotros que pensáis? ¿Encontráis otro motivo por el que conducir?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *